Reserva Natural El Mangrullo

Reserva Natural El Mangrullo

 

La Estancia El Mangrullo se encuentra ubicada en el sudoeste de la provincia de Santiago del Estero, más precisamente en el centro oeste del departamento de Guasayán. El predio cuenta con una superficie de 18.000 ha dedicadas fundamentalmente a la ganadería. Sin embargo existen sectores de bosque con mayor o menor grado de intervención.

 

En este marco, en el año 2005 se comienzan a realizar relevamientos a campo con el fin de identificar los distintos tipos de manejo realizados en el área y los estados de conservación de los mismos.

Así, en el año 2006 se declara Reserva Natural a las 18.000 ha con un amplio área de amortiguación y un área de Reserva de Recursos Manejados de 900 ha.

 


Usos del suelo sobre imagen satelital.

Esta declaración se formaliza mediante un convenio entre la Estancia El Mangrullo y la Fundación Hábitat y Desarrollo quedando ésta última a cargo del manejo del área protegida.

La superficie del predio está ocupada por especies vegetales representativas de ambientes típicos del chaco seco, los bosques y arbustales.

El paisaje, de antiguo modelado fluvial, está casi totalmente cubierto de bosques y sólo los paleocauces están ocupados por pastizales, también inducidos por incendios y desmontes.

El bosque maduro es el “quebrachal”, que crece en las partes altas de la región o interfluvios. Allí el elemento predominante es el quebracho colorado santiagueño asociado con el quebracho blanco. Otras especies abundantes son: itín, mistol, garabato, brea, algarrobos, tala, chañary piquillín.

 

 

Tratándose de una región con escasa disponibilidad de agua, la vegetación se caracteriza por la presencia de cactáceas como el cardón o ucle, quimilo, etc.

En algunos sectores llanos, predomina una vegetación rala, que deja gran parte del suelo desnudo. En los que sufrieron incendios recientes se evidencia el avance de elementos propios del Monte, como el jarillal.

En el pasado existieron amplias áreas cubiertas por gramíneas, sin embargo en la actualidad y a raíz del intenso pastoreo a que fueron sometidas, son progresivamente sustituidas por pasturas sembradas y por especies leñosas invasoras nativas asociadas a suelos modificados.

 

 

Debido a que aún no se han realizado suficientes estudios sobre la fauna de la Reserva a continuación describimos la fauna de la Región que podría estar presente en El Mangrullo. Sin embargo, la cercanía del área con las sierras de Guassayán, aportan a la diversidad alojando varios elementos característicos de las selvas húmedas de Tucumán. Estas sierras dan marco a un particular elenco de especies de mamíferos, aves y herpetofauna en general. En la actualidad es reconocida la importancia de estos sitios no solo como corredores biológicos que conectan diferentes regiones y permiten el flujo genético, sino como centros de endemismos y especiación.

Un relevamiento ordenado de las especies de mamíferos presentes seguramente ayudaría a constatar la presencia de varias especies de roedores, algunas comadrejas, murciélagos, armadillos y al menos una especie de zorro.

Seguramente, dada la disponibilidad de presas y refugio, al menos tres de los gatos silvestres se dan cita en el área. Durante el relevamiento hecho en el año 2005, se observaron huellas del Puma (Puma concolor), Gato moro (Herpailurus yaguaroundi) y Gato montés (Oncifelis geoffroyi).
También se detectó Guasuncho o Sacha cabra y Pecarí de collar (Pecari tajacu).

 

 

En cuanto a las aves es posible observar el Tataupá común (Crypturelus tataupa), la Martineta chaqueña (Eudromia formosa), la Chuña de patas negras (Chugna burmeisteri), el Carpintero de lomo blanco (Campephilus leucopogon) y el Hornerito copetón (Furnarius cristatus).

 

 

Durante relevamientos realizados en el año 2005 en la Reserva El Mangrullo, se encontraron en el jarillal 17 especies que no fueron vistas en ambientes de bosques. La Perdiz o Inambú chico, fue uno de los registros de interés, ya que el límite oriental de su distribución, no es muy bien conocido en la provincia de Santiago del Estero. Además el Cachudito de pico amarillo, el Gaucho gris y la Diuca común, llamaron la atención por ser especies características de la eco-región del Monte y bolsones, que se hacen presente durante la temporada invernal, elevando así la riqueza de especies y permitiendo formular especulaciones con respecto a la situación transicional de la fauna ornítica de El Mangrullo.

En cuanto a las especies detectadas en el sector de bosques, se destaca la presencia de la Charata y la Chuña de patas negras; a las que se suman las observaciones de especies como el Carpintero de lomo blanco y del Águila coronada.

 

 

El elenco herpetofaunístico (anfibios y reptiles) se compone de alrededor de 90 especies, al menos seis de ellas con problemas poblacionales. Tal es el caso de la Rana coralina (Leptodactylus laticeps), la Boa de las vizcacheras (Boa constrictor occidentalis)y la Tortuga de tierra (Chelonoides chilensis).

Aporte del Mangrullo a la Conservación del Gran Chaco Americano
La empresa El Mangrullo S.A. publicó, junto a la Fundación Hábitat y Desarrollo, un sencillo libro de divulgación sobre el Gran Chaco Americano, destacando el aporte que realiza la Reserva Natural El Mangrullo para su conservación en la Argentina.
Habiendo identificado que la ESCASEZ DE INFORMACIÓN ACCESIBLE es un problema que afecta a la conservación de la naturaleza en Santiago del Estero y Catamarca, se decidió la elaboración de este material, el cual será difundido en establecimientos educativos, bibliotecas y entidades intermedias próximas al área protegida.
El aporte más novedoso que esta publicación ofrece, es la difusión de las especies de flora y fauna, cuya presencia fue constatada en el área. Es una nota a destacar, también, el sencillo lenguaje mediante el cual se describe a la región.

Descargar “Aporte del Mangrullo a la Conservación del Gran Chaco Americano”.

Descargar “Guía de plantas leñosas de la Estancia El Mangrullo”.