Chaco Húmedo

Chaco Húmedo

 

Es una eco-región con pendiente muy suave hacia el este, en la que predominan ambientes deprimidos. Ocupa la mitad oriental de Formosa y Chaco, el extremo noroeste de Corrientes y norte de Santa Fe. El clima es subtropical cálido. La temperatura media anual disminuye de norte a sur, desde los 23º en el límite con Paraguay, hasta cerca de 128 º C en el centro de la Provincia de Santa Fe. Las lluvias poseen valores del orden de 1.300 mm anuales en el borde oriental y disminuyen hacia el oeste, hasta los 750 mm, acentuándose en el mismo sentido la concentración de las lluvias en el verano. Predominan modelos de tipo fluvial y fluvio-lacustre, organizándose una red de drenaje paralela a los cauces de los ríos Pilcomayo y Bermejo (ríos Porteño, Monte Lindo, Guaycurú, Negro y otros), con desagüe en el paraguay y el Paraná. Como resultado, el paisaje predominante es un mosaico de franjas de tierras altas, bien drenadas, con bosques, acompañando el curso de los ríos y alternando con interfluvios bajos, de esteros y cañadas, con fisonomías de pastizal, sabana y pajonal. La concentración estacional de las lluvias, a veces extraordinarias, los desbordes de los ríos que estas producen, la escasa pendiente y los suelos arcillosos de los interfluvios dan lugar a repetidas inundaciones con vastas extensiones de la eco-región.
En el sector sur, debido a fallas geológicas el drenaje se orienta en sentido norte-sur, siendo encauzado con dificultad hacia el río Salado a través del área conocida como “Bajos Submeriodionales”. Aquí, el relieve totalmente plano, el alto contenido de arcillas de los suelos y la ausencia de cauces definidos, determinan anegamientos prolongados, sin ríos, ni albardones, ni bosques asociados. La eco-región se divide en las siguientes subregiones: a) Chaco de Bosques y Cañadas y b) Bajos Submeridionales.
La vegetación presenta mayor diversidad que la del Chaco Seco, con la composición que se describe a continuación según las diversas fisonomías mencionadas. Los bosques altos de los albardones están compuestos principalmente por quebracho colorado chaqueño, quebracho blanco, guayaibí, urunday, lapacho, guayacán, viraró (el marmelero de Misiones), espina corona, palo piedra, palo amarillo (o ibirá-catú) y mistol. En los interfluvios aparecen diversas fisonomías vegetales en mosaico: bosques bajos, densos o abiertos que bordean los esteros y cañadas, compuestos principalmente por algarrobos, tatané, guaraniná, churqui (el espinillo del Espinal), espinillo (el ñandubay del mismo) y tala; pastizales, que se componen de espartillo con especie dominante, acompañado de muchas otras herbáceas y a menudo con elementos arbóreos (formando sábanas) de las especies de bosques bajos; cañadas constituidas por pajonales puros (de paja de techar, paja brava, paja boba y otras) o por palmares, al a parecer en el pajonal la palma blanca (o caranday); y esteros, los cuales se diferencian de las anteriores por tener un fondo de agua libre sin cubierta vegetal, poseen diversas especies acuáticas, como el pirí, peguajó, junco, cucharero, camalotes y otras.
La fauna es muy diversa como consecuencia de la heterogeneidad del hábitat; entre los mamíferos tiene representantes de gran porte: el aguará guazú, carayá, mono nocturno o mirikiná, pecaríes, oso hormiguero, carpincho, corzuelas (o guazunchos), puma, ciervo de los pantanos, ciervo de las pampas y el yaguareté (estos dos últimos actualmente desaparecidos en la región). Entre las aves aparece el ñandú, las chuñas, una pava de monte (el moitú), el tataupá listado, el carpintero copete rojizo y muchas otras. Los Reptilia son de gran porte de hábitos acuáticos, como los yacares negro y ñato, las tortugas de agua y una gran boa acuática (/la curiyú).

Burkart R., Barbaró N.O., Sánchez R. & D. Gómez. 1999. Eco-regiones de la Argentina. APN y Secretaria de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable. Buenos Aires, Argentina. 43 Pp.