Fundacin Hbitat & Desarrollo

 

Consorcio Naturaleza

Sinopec Argentina

Masisa

Tubos Argentinos

Golfo San Jorge SA

 

 

Red Hábitat de Reservas Naturales Privadas


La Fundación Hábitat y Desarrollo fue creada en 1992 con la misión de proteger ambientes naturales, especies amenazadas y promover el desarrollo sustentable, conjugando la participación del sector privado, la sociedad y el Estado. Desde sus comienzos se abocó a la creación y gestión de reservas naturales en establecimientos rurales. Actualmente comparte la administración de veinticinco reservas que protegen más de cincuenta mil hectáreas y son modelos de gestión productiva respetando la vida silvestre.




RN La Pasionaria (Cuña Boscosa Santafesina)



Internacionalmente se pretende conservar al menos el 10% de todas las regiones naturales para asegurar la supervivencia de los diferentes ecosistemas del planeta. Nuestro país adhirió a esta meta mediante la firma del Convenio de Diversidad Biológica, pero para lograrla es necesario direccionar nuestra atención también hacia la conservación privada porque el territorio argentino se encuentra mayoritariamente en manos de productores agropecuarios y de empresas privadas.  Si bien utilizan la tierra para producir los bienes que la sociedad requiere, cada vez más productores entienden que la producción no es sostenible a costa de eliminar la naturaleza silvestre.
En este tiempo y en los años venideros nos corresponde explorar los caminos que aseguren el desarrollo sustentable y es con esa finalidad que se creó la Red Hábitat de Reservas Naturales.


¿Cómo se instrumenta una Reserva Natural Privada?
Trabajamos junto a propietarios de tierras interesados en explorar alternativas de manejo sustentable que les permitan producir y conservar la vida silvestre.
Procuramos incorporar predios representativos de ambientes escasamente protegidos, con presencia de especies o paisajes de alto valor de conservación, y en cuya preservación se manifieste el compromiso de los propietarios.
Una vez identificado el lugar que cumple con esas consignas se realiza un Relevamiento Ecológico Rápido, para ello se recorre el predio identificando ambientes, flora, fauna, recursos culturales y problemas de conservación. Cuando se ha reunido esa información, se propone la zonificación el predio. A continuación se firma un convenio anual entre el propietario y la Fundación cuya renovación es automática, salvo expresa notificación de alguna de las partes. Mediante este sencillo acuerdo se incorpora a la Red Hábitat el área categorizada como reserva. Existen seis categorías de reservas naturales designadas según su tipo de uso, para definirlas la Fundación sigue los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), entidad de la cual es miembro activo.
A partir de la firma del convenio, se propone un plan de acción que es acordado con el propietario y que se desarrolla durante el año, utilizando los recursos disponibles.
Además, permanentemente se trabaja para asegurar el mantenimiento a largo plazo de estos emprendimientos, promoviendo el desarrollo de incentivos que estimulen el manejo conservacionista de los sitios declarados reserva y dando visibilidad a los esfuerzos de los propietarios.
Nuestra organización brinda a sus socios de la Red:
- Asesoramiento técnico para el manejo de las Reservas
- Análisis de acceso a nuevos mercados y cooperación internacional
- Gestión para el apoyo de entidades y gobiernos locales
- Difusión pública
- Aval institucional


¿Qué protege la Red Hábitat de Reservas Naturales?
En sus comienzos, en el año 1992, la Red Hábitat se focalizó en el ambiente chaqueño y en las selvas en galería del río Uruguay, zonas escasamente representadas en el Sistema Federal de Áreas Protegidas.
Hoy administramos diecisiete reservas naturales junto a la Universidad Nacional del Litoral y a productores rurales de Santa Fe, Santiago del Estero, Corrientes, Entre Ríos y Santa Cruz. Ellas representan más de cincuenta mil hectáreas dedicadas a la conservación de distintos ambientes: Chaco semiárido, chaco húmedo, valle fluvial del río Paraná y la región de los campos y malezales correntinos, además de selvas en galería y costa del río Uruguay.
Recientemente incorporamos un área de amortiguación lindante a la Reserva Provincial Monte Loayza, ubicada en la costa santacruceña, reforzando así la implementación de áreas protegidas costero-marinas cuya representación a nivel nacional e internacional también es escasa. Allí se protege uno de los mayores apostaderos continentales de lobo marino,  mientras que su Área de Amortiguación, la Reserva Privada Cañadón del Duraznillo, alberga una porción del poco conocido distrito botánico del Golfo San Jorge. Para cumplir este propósito, se aliaron diferentes actores: la Fundación, la empresa petrolera Oxy, que auspicia el desarrollo, la Estancia La Madrugada, dueña de la reserva privada y el estado provincial, administrador de la reserva provincial.
Nueve de las veinticinco reservas se asientan en la Cuenca del río Uruguay e integran un corredor de conservación que complementa la efectividad del Parque Nacional El Palmar y de otras áreas estatales y privadas. Estás reservas pertenecen a la División Forestal  de la empresa MASISA Argentina y gracias a su compromiso en ellas se realizan acciones de fuerte impacto local que trascienden las tranqueras de los predios.
En la Red Hábitat protegemos algunas zonas de alta singularidad, como los arenales presentes en la Reserva Natural Tres Cerros, ambiente que no se hallaba representado en el Sistema Federal de Áreas Protegidas y donde se encontraron tres especies de aves cuya presencia era desconocida para la provincia de Corrientes.
Al norte de Santa Fe, en los Bajos Submeridionales y en la Cuña Boscosa Santafesina se establecieron trece reservas en establecimientos ganaderos pequeños y medianos. Algunas de ellas están comenzando a desarrollar actividades turísticas complementarias, para lo cual reciben ayuda de la Fundación a través de su proyecto de turismo sustentable desarrollado junto al Grupo Cuenca.
Otro logro y ejemplo de implementación efectiva, es la Reserva Universitaria Costanera Este, un espacio natural  que se asienta en el campus de la Universidad Nacional del Litoral, en la ciudad de Santa Fe y que cuenta con un guardaparque baqueano, centro de visitantes, senderos de interpretación, observatorio de aves y folletería, todo ello aportado y mantenido por la U.N.L. y la Fundación Hábitat y Desarrollo.
Esta pequeña reserva urbana se ha convertido en el aula verde de la ciudad de Santa Fe y por ella transitan gratuitamente alrededor de veinticinco mil personas por año. La mayoría de los visitantes participa de visitas guiadas brindadas por estudiantes universitarios, capacitados en técnicas de interpretación del patrimonio.

 


Para descargar planilla Red Hábitat de Reservas.



© 2007 FUNDACIÓN HÁBITAT & Desarrollo - Tel: (+54-11) 4393-1047 - info@habitatydesarrollo.org.ar - Diseño y Desarrollo Web: Centraldev.