Esperamos que el nuevo año signifique un cambio de época en política ambiental

En estos cuatro años vivimos la degradación institucional del área ambiental (de Ministerio a Secretaría) y la carencia o el abandono de las políticas públicas, con un funcionario a cargo de la cartera que en 2015 comenzó su gestión anunciando que tenía como misión remover todas aquellas acciones ambientales oficiales (incluso leyes) que se opusieran a las políticas de “desarrollo” (extractivistas). Una perversión política de la que sólo se salvó Parques Nacionales, que tuvo un crecimiento sustantivo de unidades terrestres y marinas protegidas, integrando áreas estratégicas a su sistema.

Hoy, el nuevo Gobierno acaba de rejerarquizar la institucionalidad (de Secretaría a Ministerio) y el presidente Alberto Fernández anunció en su discurso inaugural en el Congreso que su gestión ambiental estará orientada por la Encíclica Laudato Si´ del Papa Francisco e hizo hincapié en el concepto de la Casa Común, que relaciona ambiente, pobreza y desarrollo. Para empezar, son buenas señales. Ahora, estamos esperando la convocatoria ministerial a las provincias, productores y trabajadores, sector académico y técnico, organizaciones sociales y de la sociedad civil para debatir, elaborar e implementar políticas ambientales concertadas, en el marco de un nuevo contrato de gobernabilidad. Porque a esto lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie. Y conociendo la inercia del Ministerio nos permitimos una humilde recomendación: gobernar es generar acciones concretas que transformen la realidad y no documentos y abstracciones varias que sólo buscan interpretarla.

Nuestra Fundación está a disposición de la nueva etapa, con vocación constructiva y voluntad independiente. Venimos de pasar el año más duro en 27 años de existencia, con parte de nuestros fondos para solventar salarios y acciones de campo congelados en el “corralito perfilador”. Y logramos no parar un solo día en el cumplimiento de nuestra misión. Es muy probable que en 2020 protagonicemos una gran noticia para la conservación de nuestra diversidad biológica en el ámbito de la cooperación internacional. Esperamos que así sea y deseamos una gran ventura para la nueva etapa que iniciamos y un saludo fraternal a nuestros colegas de la sociedad civil. A nuestros compañeros de trabajo, colaboradores y apoyaturas, muchas gracias por el aguante. Y a todos, felices fiestas.